Inicia 2° Foro Internacional de Responsabilidad Social Universitaria. Los Universitarios trabajando por un futuro equitativo, justo y sostenible

La Responsabilidad Social Universitaria es un tema transversal que deben abordar todas las Instituciones de Educación Superior, para responder a los retos de trasformación que requiere la sociedad moderna en el mundo, y en ello el papel del docente es fundamental, afirmó el rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Medardo Serna González, durante la inauguración del 2do Foro Internacional de Responsabilidad Social Universitaria.

Señala un comunicado que, acompañado en el presídium por el secretario de Educación en el Estado, Alberto Frutis Solís, quien asistió con la representación del gobernador Silvano Aureoles Conejo; el director general de Educación Superior Universitaria de la SEP, Salvador Malo Álvarez, quien acudió con la representación del subsecretario, Salvador Jara Guerrero; así como el Director General del Observatorio Mexicano de Responsabilidad Social Universitaria (OMERSU), Juan de Dios Pérez Alayón; el rector nicolaita afirmó que hoy las instituciones educativas están inmersas en una realidad innegable; en donde imperan la corrupción, crisis de valores, desintegración del tejido social, daño al medio ambiente, impunidad y violencia, a la cual deben responder a través de la generación y aplicación del conocimiento.

Expresó que es necesaria una respuesta organizada por parte de las universidades públicas y privadas que genere un compromiso de la presente generación con la sustentabilidad, los derechos humanos, la transparencia y rendición de cuentas, equidad de género y cultura de la legalidad, entre otros temas, lo cual sólo podrá lograrse cuando los propios docentes tomen conciencia de su papel, no sólo como transmisores del conocimiento, sino como ejemplo para sus alumnos de dicha responsabilidad.

Hoy los maestros estamos llamados a ser un modelo de responsabilidad social en cualquier disciplina que impartamos, -señaló el rector- a poner ese compromiso social por la dignidad de los seres humanos, en donde la dignidad de la persona sea el centro de cualquier actividad, más allá de las ganancias.

 

La Responsabilidad Social Universitaria (RSU) debe permear más allá del aula para insertarse en las comunidades, en el campo, las fábricas y las familias para multiplicar esfuerzos a favor de la civilización del siglo XXI, definió.

Medardo Serna recordó que este Foro se realiza gracias a la coordinación de la Universidad Autónoma de Yucatán, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y la Universidad Autónoma de Chihuahua, quienes el año pasado se constituyeron como el Observatorio Mexicano de Responsabilidad Social Universitaria (OMERSU), el cual se verá fortalecido en esta ocasión con el ingreso de otras instituciones de educación superior, con el objeto de trabajar intensamente para hacer explícito este compromiso social de todas las universidades, que en realidad es un compromiso que debe iniciar desde la educación básica de los mexicanos.

Son 350 asistentes de 19 entidades federativas, además de 5 países latinoamericanos, lo cual indica, concluyó el rector de la Casa de Hidalgo, que caminamos por el camino correcto por un futuro equitativo, justo y sostenible.

En el uso de la voz, el Director Generál Académico de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), Roberto Villers Aispuro, explicó que con la Universidad Michoacana como líder en materia de Responsabilidad Social Universitaria, se están construyendo los modelos de RSU para el resto del país.

Definió el concepto como una nueva denominación al compromiso que siempre han tenido las universidades públicas en México, explícito en sus leyes orgánicas como uno de sus fines: contribuir al desarrollo de las entidades donde están insertas, hasta que en el 2009 la UNESCO declaró mundialmente que la Responsabilidad Social Universitaria sería una de las tareas fundamentales que la educación superior tiene ante sí.

La ANUIES hizo lo propio en el 2012 al emitir un documento denominado “Educación con Responsabilidad Social Universitaria, el cual marca una nueva ruta para la educación en México, relató Villers Aispuro, al afirmar que de entonces a la fecha, junto con la Secretaría de Educación Pública, se han concretado cinco grandes temas, y una ruta crítica del quehacer universitario denominada Agenda 2020-2030, constituyendo para su cumplimiento un Consejo rector en abril pasado.

Como responsable de la inauguración formal del evento, Salvador Malo Álvarez expresó que las universidades trabajan para la sociedad -definió- y es claro que el proceso de desarrollo social y sus necesidades evolucionan a un ritmo acelerado por lo que el ejercicio docente de excelencia es indispensable para que los propios alumnos aprendan a reformular la enseñanza y que los profesores no sólo sepan qué factores cambiar sino cómo hacerlo, para que la formación de los alumnos contenga el ingrediente de responsabilidad social, investigación pertinente y trabajo coordinado interdisciplinario.

Estuvieron también en el presídium durante la inauguración del Foro: el delegado de la SEP, Israel Barrios Hernández, la secretaria del Consejo de la RCO de ANUIES en la Universidad de Guadalajara, Bertha Yolanda Quintero Maciel; la presidenta de la Comisión de Educación de la LXXIII Legislatura, Xóchitl Ruiz González; y los secretarios General y Académico de la Casa de Hidalgo, Salvador García Espinosa y Jaime Espino Valencia, respectivamente, así como el conferencista magistral, François Vallaeys.

 

Hoy la ecología y el calentamiento global se han vuelto una decisión política: François Vallaeys

Doctor en Filosofía y acuñador del concepto de Responsabilidad Universitaria, Francois Vallaeys abrió el 2do Foro Internacional de la RSU con una conferencia magistral que tituló: “Transición educativa hacia la ecología política”.

Las universidades latinoamericanas no pueden fingir vivir como las universidades del primer mundo, dijo, porque no solamente no tienen el mismo presupuesto, sino que además no tienen la misma realidad social secundante, por eso debemos encontrar nuestra Responsabilidad Social Universitaria.

Hoy los políticos, quienes manejan las grandes decisiones en el mundo –prosiguió- efectivamente voltean a ver a las universidades como generadoras del conocimiento, como es el caso del calentamiento global, pero pese a adquirir el sustento científico para decidir, en los hechos es la voluntad de los grandes gobiernos como los Estados Unidos lo que puede lograr un cambio positivo que disminuya el fenómeno que actualmente provoca cambios drásticos en el ecosistema del planeta Tierra.

Hoy por hoy ya no son los fenómenos naturales los que cambian la geografía y ecología, son las decisiones de actuar o no actuar, de buscar alternativas y aplicarlas desde la política, quienes deciden la extinción de especies de flora y fauna, la desaparición de empleos y formas de vida a partir del entorno son los gobiernos, no los científicos.

De allí, concluye el Presidente de la Unión de Responsabilidad Social de Latinoamérica (URSULA) que el eje de la política universitaria en México y América Latina deba centrarse en la Responsabilidad Social con la gente, su entorno, el ecosistema a través de una formación de sus alumnos, de una investigación pertinente que resuelva localmente problemáticas, pero que también tenga la apertura de asociarse con otras instituciones y lograr los grandes cambios necesarios para la supervivencia humana.

La receptividad de conceptos y actitudes en el ser humano se da en los primeros cinco años de vida, explicó François Vallaeys, por lo que no sólo las universidades deben asumir el compromiso de educar con responsabilidad social, sino que desde la educación preescolar hasta la profesional deben tener ya ese enfoque.

Fuente:

logo

 

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *