Conferencia Magistral “Transición educativa hacia la ecología política”

En el marco del 2° Foro Internacional RSU de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), el filósofo francés François Vallaeys aseveró que “somos individualmente inteligentes pero colectivamente tontos”, por lo cual “se deben establecer formas diferentes de organización desde las universidades”.

Publicar artículos científicos en revistas indexadas, cosificar los grupos interdisciplinarios, la división de grupos de científicos “de izquierda y derecha”, la sumisión de la ciencia ante el dinero, son las muestras de que la ciencia está confiscada, lamentó François Vallaeys, Especialista de Ética y Responsabilidad Social de la Universidad del Pacifico de Lima, Perú.

Durante la conferencia titulada “Transición educativa hacia la ecología política”,  el académico ironizó sobre lo absurdo de la exportación de algunos productos, pues hay países que envían a otras partes del mundo los mismos alimentos que a su vez compran a países lejanos.

En ese sentido, el doctor explicó que los cuatro grandes poderes de la sociedad moderna no están en equilibrio, lo que propicia que todo se decomise: la ley, la ciencia, la publicidad y el dinero están en choques eternos.

El académico explico que la ley es representada por la delimitación de las posibilidades del actuar; la ciencia da posibilidades de actuar, el dinero propicia la producción de acciones y la publicidad es la producción de responsabilidad.

Entre cita y broma, el académico recordó a Montesquieu, al señalar que los poderes deben estar separados para actuar en armonía con la sociedad; sin embargo, reconoció que el dinero adquiere mayor poder que los otros tres, por ende los somete, de paso, confiscando el saber humano por excelencia: la ciencia. Advirtió que el poder del dinero produce que exista una “ciencia de izquierda” y una “ciencia de derecha”, la última de las cuales beneficia a los mismos grupos del poder económico. El académico ejemplificó que 40 por ciento de las investigaciones relacionadas a productos transgénicos presentan conflictos de interés en beneficio de empresas como Monsanto.

Aproximarse a las leyes, las ciencias, el dinero y la publicidad, requiere cautela, lo que ha propiciado una politización de la ciencia; dividiendo a los científicos izquierdistas (al servicio de la sociedad) y de derecha (al servicio de grupos pequeños), explicó el panelista.

Para salir de esa situación, Francois Vallaeys propuso generar alternativas desde las universidades públicas, las cuales formen ciudadanos íntegros, cuyos saberes vayan dirigidos al desarrollo científico para sí y por sí mismo con impactos reales en la sociedad.

En ese sentido llamó a eliminar los “sistemas piramidales económicos” y establecer “modelos de círculo” que también operen en las universidades desde la forma en que se posicionan las butacas en un salón de clases.

Vallaeys propuso el modelo llamado U3S, que significa “Universidad Saludable, Solidaria y Sostenible”, y que incluye acciones como eliminar la comida chatarra, fomentar el comercio justo, los edificios ecológicos, y el encuentro de saberes y de culturas.

Al término de la conferencia, el rector Medardo Serna González hizo entrega de un presente al expositor, sin embargo lamentó que el obsequio incluyera productos con plástico. Por lo que Vallaeys matizó que al menos los productos eran dulces locales y no habían dado la vuelta al mundo para llegar a sus manos.

Fuentes:

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *